martes, 14 de junio de 2011

Porsche 907 LH Le Mans 1967

Desde 1950, Porsche siempre estuvo ligado a las carreras en especial a las Le Mans, donde siempre quedaban en los primeros puestos, y mantenían como una constante aburrida, el ganar en su clase, en las categorías en las que se presentaba, GT, Sport Cars, Prototipos... todas menor de 2000cc.. Hasta 1967, Porsche seguía teniendo pendiente, ganar la más prestigiosa carrera en una victoria absoluta. Pero algo estaba cambiando en la fábrica de Stuttgart, los distintos modelos y prototipos se producían practicamente cada año, y para esta carrera justamente estrenaban su nuevo Prototipo el 907/6 cola larga. En realidad un 910 con mismo motor, pero de carrocería rediseñada, con un frontal ligeramente modificado para mejorar su aerodinámica, los focos más adelantados, unas líneas más elegantes, que acababan en su larga cola(74 cm más largo que el 910), que justo antes del final que acababa con su pequeño spoiler trasero, su característica más llamativa, sus dos tomas de aire, en forma de chimenea, para refrigerar la transmisión. Otro de los cambios sería colocar el piloto en el lado derecho, al estilo ingles, para mejorar su visibilidad, en los circuitos que giraban en el sentido de las agujas del reloj, cosa que ocurría en muchos circuitos, incluido Le Mans. Aquel año, Porsche se presentaría en Le Mans con 10 deportivos todos de 1991cc 6 cilindros(dos 906, 910 y 907, más cuatro 911), la mitad en manos privadas, todos ellos para competir en sus categorías y por que no por la victoria en carrera. Una difícil batalla, teniendo en cuenta que se enfrentaban a coches de mayor envergadura, como los Ford MKIV o Chaparral 2F con motores de 8 cilindros y 7 litros,  o los Ferrari 330 P4 de 12 cilindros y 4 litros, dispuestos a repetir su reciente y sonado triplete de Daytona (comentado aquí).

Porsche 907/6 Le Mans 1967
(Joseph Siffert-Hans Herrmann 41 y Gerhard Mitter-Jochen Rindt 40)



Si volvemos a comparar los Porsche 910, con los prototipos 907 de cola larga, con mismo motor, y de mayor peso 672 Kg contra 657 kg, es curioso que se mostraran mucho más rápidos tanto en las practicas como en la carrera, entre 6 y 10 segundos por vuelta. Estaba claro que los trabajos en fábrica, con el túnel del viento, focalizados en la aerodinámica de nuestro protagonista, daban sus frutos. 54 coches tomaron la salida aquel 10 de junio de 1967, la noche anterior una tormenta hizo acto de presencia, con lo que todos los equipos tendrían preparados neumáticos de lluvia por si fuera necesario. En las primeras horas de carrera, el grupo de porsches, con nuestros protagonistas irían escalando posiciones, hasta la 18 en la primera hora, y a la 14 y 15 en la tercera, liderados por Vic Elford con su 906, mientras en la cabeza, ninguna sorpresa, primeros los Ford, seguidos de 2 Ferrari, y solo intercalado por el Chaparral de Phil Hill. A medida que avanzaba la carrera, los abandonos se sucedían por diversos accidentes y problemas de motor, a el del Lola T 70 de Surtees entre otros, una larga lista de Ferrari 330 (incluido el de Pedro Rodríguez) con un total de 7, y aún mayor de Ford GT40 o MK con 8 efectivos, y entre todos ellos uno de nuestros Porsche 907. Así después de 9 horas, Jochen Rindt con el nº40, tuvo un error con un cambio de marcha, causando una grabe avería en el motor.

La carrera acabaría con tan solo 16 participantes, el tren formado por varios porsche corriendo de forma rápida y fiable acabó liderado por Siffert y Herrmann, y con el último abandono del Chaparral de Phil Hill, solo detrás de 2 Ford MKV y 2 Ferraris. 5 posición general y primero de su categoría para el 907 cola larga, realizando una carrera perfecta. Probablemente este hecho y sobre todo sus 302km/h marcados en la recta de Mulsanne, hicieron que Motorsport a modo de epitafio, en su nota de prensa vieran que algún día Porsche ganaría de forma absoluta las Le Mans. Por lo pronto, solo meses después y con nuestros protagonistas, esta vez provistos de motores de 2200cc, realizarán un histórico triplete en Daytona, el resto es historia de sobra conocida.

Sobre la producción de MMK, otro modelo de los que podría haber dado mucho más de si, que aunque bien producido, con dorsales, matrículas y tomas de aire traseras exactos al original, podría haber mejorado con el cristal trasero, unos interiores mejor acabados, y con un "olvidado" spoiler trasero.

En sus cajas habituales standard MMK, con un chasis con sorpresa final.

(Interesante homenaje a Porsche y a su sonado triplete en Daytona)


Salud,
Toni Bareta

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar la colección de Toni Bareta.
Contestaremos tu comentario lo antes posible.